Cuando una comunidad de vecinos afronta la reparación de sus fachadas, una de las preguntas mas habituales es ¿cuando es obligatorio, de acuerdo a la actual normativa, aislar térmicamente  la fachada?

Para estudiar la respuesta debemos revisar el Código Técnico de la Edificación en su documento básico DB HE de Ahorro de Energía y mas concretamente la sección “Exigencia básica HE 1 Limitación de la demanda energética”.

Exigencia básica HE 1: Limitación de la demanda energética
Los edificios dispondrán de una envolvente de características tales que limite adecuadamente la demanda energética necesaria para alcanzar el bienestar térmico en función del clima de la localidad, del uso del edificio y del régimen de verano y de invierno, así como por sus características de aislamiento e inercia, permeabilidad al aire y exposición a la radiación solar, reduciendo el riesgo de aparición de humedades de condensación superficiales e intersticiales que puedan perjudicar sus características y tratando adecuadamente los puentes térmicos para limitar las pérdidas o ganancias de calor y evitar problemas higrotérmicos en los mismos..

El ámbito de aplicación hay que buscarlo en la propia sección del  documento.

Es obligatorio aislar las fachadas de los edificios existentes cuando  se realice una ampliación, se cambie su uso o se realice cualquier tipo de obra o trabajo de reforma, que sea diferente del mantenimiento.

La dificultad surge en la interpretación de lo que es una obra de mantenimiento. El ayuntamiento de Madrid por ejemplo no tiene ese epígrafe en los tipos de obras relacionados en los impresos de solicitud de licencia. Podría interpretarse que mantenimiento sería la actualización de los acabados exteriores, es decir trabajos de pintura o limpieza. En el caso de sustitución o modificación de los acabados o de realizar reparaciones en fachadas exteriores de ladrillo, a nuestro criterio, sería obligatorio el cumplimiento de los requisitos del código técnico teniendo que aislar las fachadas sobre las que se actúa.

En el caso de que las obras a realizar sobre las fachadas necesitasen la implicación de un técnico para garantizar la idoneidad de las actuaciones, sería difícil justificar su no aplicación.

Dado que las  amplias exigencias del código técnico, en su sección de limitación de la demanda energética. Puede justificarse en en algunos caso su no cumplimiento íntegro sometiendo la solución de la fachada a los siguientes criterios.

Criterio 1: no empeoramiento.

No se permite que la reparación a realizar empeore el aislamiento de las fachada previamente existente.

Criterio 2: Flexibilidad.

Cuando las fachadas pertenecen a un edificio histórico, o por otro tipo de razones siempre convenientemente justificadas técnicamente, es posible acogerse a este criterio. Lo cual permitiría el no cumplimiento estricto de las condiciones de ahorro de energía. Este criterio es de difícil aplicación en edificios “no protegidos históricamente”, dado que los técnicos municipales no suelen permitir su aplicación.

Criterio 3: Reparación de daños.

La zona de fachadas que no esté en contacto con espacios habitables, puede acogerse a este criterio y reparar únicamente las zonas dañadas.

Valoración de nuestros lectores
[Total valoraciones: 1 Promedio: 5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies