Arquitectónicamente la concepción de las fachadas ha sufrido importantes cambios en las últimas décadas, motivados por:

  • Avance en los materiales empleados, los materiales cada vez son mejores, más duraderos, más fáciles de aplicar, etc.
  • Aumento del número de metros cuadrados construidos anualmente; los promotores de viviendas tratan de que su edificio se diferencie de los demás en los colores, en la calidad, etc.
  • Aumento del coste de la mano de obra; se tiende a utilizar sistemas que abaraten al máximo estos costes.
  • Aumento en la altura de los edificios; esto obliga a trabajar con materiales con menor peso, de tal forma que se emplee menos dinero y materiales para la cimentación.
  • Cambio de la legislación; los gobiernos elaboran leyes destinadas al ahorro energético y a la no emisión de gases contaminantes.

Para dar una mayor confortabilidad y también para ayudar al ahorro energético debido a los problemas de escasez de recursos energéticos y al coste de estos, es necesario aislar térmicamente tanto los nuevos edificios como los edificios rehabilitados, de tal forma que se minimicen los cambios térmicos entre el interior y el exterior del edificio para evitar la formación de condensaciones.

Descripción de los sistemas

Exterior

El sistema de aislamiento exterior es un sistema multicapa, compuesto por un elemento aislante (EPS, Lana de roca, corcho natural), fijado al soporte mediante un mortero adhesivo y fijaciones mecánicas de refuerzo, al que posteriormente se aplica un mortero de refuerzo, armado con una malla de fibra de vidrio resistente a los álcalis , y finalmente una imprimación y un revestimiento decorativo acrílico que suele estar disponible en diferentes texturas y una gran cantidad de colores.

interior

El trasdosado directo por el interior, corresponde a la unidad constructiva realizada “pegando” directamente al muro las placas de yeso con material aislante incorporado para otorgarle las características térmicas requeridas.

Eficiencia aislamiento térmico

El aislamiento térmico de un edificio es primordial para minimizar el consumo energético, además de mejorar el confort y bienestar para el usuario de la vivienda. Los sistemas de aislamiento convencionales, por el interior y en cámara, no resuelven el problema de los puentes térmicos, ya que no aislan de forma continua todas las zonas (p.e. forjados). Como consecuencia de los puentes térmicos, pueden aparecer condensaciones en el interior de la vivienda.

Estudio de los efectos de los puentes térmicos IR

aisla-exterior

 

[progress percentage=”95″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Eficiencia global del aislamiento[/progress][progress percentage=”100″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Solución a los puentes térmicos[/progress][progress percentage=”90″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Solucióna a la radiación solar[/progress]

La colocación de el aislamiento térmico en la cara exterior de las fachadas, introduce un valor uniforme en los cálculos de transmitancia térmica (término empleado para expresar la capacidad aislante de un elemento constructivo particular formado por una o más capas de materiales). Al ser un elemento continuo no hace falta el estudio diferenciado diversas zonas, fácilmente se puede ajustar el espesor del material aislante a los requerimientos debidos al ambiente exterior.

Por otro lado al disponer el aislamiento térmico en su cara exterior, utilizando materiales con alta reflectividad (capacidad de un material para reflejar la radiación solar) y alta emisividad (capacidad de un material para liberar el calor acumulado) reduce significativamente las necesidades de climatización en climas calurosos, puesto que componen una barrera de entrada de la radiación solar, atancado el problema en su origen.  Este sistema mejora la eficiencia del aislamiento térmico (consigue reducciones del espesor de aislamiento) a menor temperatura, mejor conductividad.

aisla-interior

 

[progress percentage=”55″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Eficiencia global del aislamiento[/progress][progress percentage=”0″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Solución a los puentes térmicos[/progress][progress percentage=”0″ unit=”%” filledcolor=”#686058″ unfilledcolor=”#A8A69D”]Solucióna a la radiación solar[/progress]

La opción de aislar las fachadas por el interior no es una opción idónea. Principalmente por la no resolución de los problemas surgidos de los puentes térmicos que fundamentalmente son:

  • Perdidas significativas de calor y frío.
  • Formación de moho y condensaciones superficiales.
  • La opción de la colocación del aislamiento térmico por la cara interior del cerramiento deja expuesto los muros de hormigón a la radiación solar directa, aumentando sensiblemente su temperatura y produciendo su degradación prematuramente.

Comportamiento frente a la condensación

Las humedades de condensación se producen en los espacios interiores de los edificios, están motivadas por el cambio de estado del vapor de agua a liquida. Esto puede ocurrir por dos circunstancias, un aporte extra de humedad, ocurre en los cuartos de baño al usar el agua caliente, o por un enfriamiento de aire.

El enfriamiento se produce por contacto con un cuerpo frío, el cual puede ser la superficie o caras interiores de los cerramientos. Si las temperaturas superan el limite (punto de rocío) habrá condensaciones. Este enfriamiento es debido a un insuficiente aislamiento de la fachada, cuando se produce la condensación en la superficie interior del cerramiento (paredes) se denomina condensación superficial y cuando el fenómeno se produce en algún punto del interior de cerramiento, se denominan condensaciones intersticiales.

condensación-exterior

En el esquema de temperaturas / temperatura de rocío se refleja la dificultad de formación de condensaciones, ya que el aislamiento evita una baja de temperatura en todo el muro.

condensación-interior

En el anterior esquema se refleja un ejemplo de condensación intersticial, la temperatura de rocío se iguala al ambiente en el interior del muro, en la zona anterior a la placa de aislamiento.

Inercia térmica

La inercia térmica es la capacidad de un material para aguantar el calor, esta vinculada directamente con la acumulación de energía. Los cerramientos con mucha inercia acumulan mucha energía, que actúa como un colchón protector de las fluctuaciones de las temperaturas exteriores, así por ejemplo en aquellas construcciones a base de grandes muros, iglesias, casonas rurales, etc. su temperatura interior difiere mucho de la exterior, por la gran masa térmica de los mismos. En las nuevas construcciones no es posible realizar estos grandes muros para poder obtener un control de las temperaturas interiores, por ello se efectúan cerramientos en los que se incluyen materiales aislantes, obteniendo los mismos valores de eficiencia siendo más ligeros.

La capacidad de almacenar energía de un material depende de su masa, su densidad y su calor específico. Edificios de gran inercia térmica tienen variaciones térmicas más estables, el calor acumulado durante el día se libera en el período nocturno, a mayor inercia térmica mayor estabilidad térmica.

inercia-exterior

La instalación del aislamiento exterior permite la acumulación de calor en el muro de cerramiento, y por tanto, el aprovechamiento de toda la inercia térmica del muro soporte existente (capacidad calorífica de los materiales de construcción). El aumento de la inercia térmica interior permite una mejora del confort térmico en invierno, ya que toda la masa del cerramiento exterior puede almacenar calor.

En verano, las paredes actúan como reguladoras de la temperatura absorbiendo el calor durante las horas más calientes del día para emitirla durante la noche, lo que supone también una mejora del confort térmico en esta estación.

La situación del aislante por el exterior produce el siguiente efecto:

En el invierno, el muro con mayor inercia térmica en el interior actúa como un acumulador de calor, se caliente lentamente durante el día con la radiación solar que entra a través de las ventanas orientadas a sur y se enfría lentamente por la noche cediendo todo el calor acumulado durante el día hacia el interior de la vivienda. Se consigue una temperatura constante durante todo el día, es óptimo para viviendas habitadas habitualmente.

inercia-interior

La situación del aislante por el interior produce el siguiente efecto:

  • No se aprovecha la inercia térmica de los muros de la envolvente.
  • Se necesita un foco de calor que calentará rápidamente la estancia, pero que, al apagarse este, se enfriará también rápidamente.
  • La energía proveniente de la radiación solar, calentará la estancia mucho y rápido hasta el punto de hacerse molesto. Así pues se necesitará un sistema de regulación térmica y de ventilación. Con la misma rapidez que se ha calentado mientras hubo radiación, se enfriará cuando deje de existir. Por eso se necesita un sistema de calefacción o foco de calor.
  • Este tipo de aislamiento de calentamiento y enfriamiento rápido se debe utilizar en combinación de los aislamientos exteriores en espacios donde no se habita, teatros, cines, donde la ocupación es momentánea y en viviendas con estancias cortas, sin uso habitual.

Tiempos y fases de instalación

exterior

Días de montaje de sistema de aislamiento exterior [counters_box] [counter_box value=”5″ unit=”” unit_pos=”prefix”]días laborables[/counter_box]  [counter_box value=”4″ unit=”” unit_pos=”prefix”]fases montaje[/counter_box]  [/counters_box] (Ejecución de sistema 225 m2 – edificio de 4 alturas y dificultad estandard)

Personal necesario:
Equipos de 3-4 personas:

  • 1 peón (elaboración de masas, apertura de envases, elevación a pie de obra de todo lo necesario para su correcto desarrollo, etc.)
  • 2 oficiales ( instalación del sistema, pegado del aislamiento, repaso de la superficie, embarrado de malla y aplicación de terminación)
  • 1 encargado (fundamentalmente se hará cargo de la correcta aplicación de la terminación.)

Tiempo necesario:
Normalmente un equipo de cuatro personas realiza 1.25 – 1,50 m2/hora/hombre, dependiendo de la altura de la obra, de la complejidad, del tipo de acabado, etc. de tal forma que serán capaces de realizar:

  • 4-6 metros a la hora
  • 40-48 metros al día (jornada de 8 horas)
  • 200-240 metros a la semana (semana de 5 días laborables)

 

interior

Días de montaje de sistema de aislamiento interior + monocapa [counters_box] [counter_box value=”5″ unit=”” unit_pos=”prefix”]días laborables[/counter_box] [counter_box value=”3″ unit=”” unit_pos=”prefix”]fases montaje[/counter_box] [/counters_box] (Ejecución de sistema 225 m2 – edificio de 4 alturas y dificultad estandard)

Personal necesario:
Equipos de 4-6 personas:

  • Un peón  (puesta en planta del material, preparación de masas, etc.)
  • Dos oficiales (preparación e imprimación del soporte, pegado de las placas)
  • Un encintador (encintado de placas)
  • Dos pintores.

Tiempo necesario:

  • El peón y los dos oficiales pueden ejecutar 50 m2 / día.
  • El encintador 120 m2 día
  • Los pintores necesitan mas tiempo pues tienen que dejar secar entre manos.

Impermeabilidad, durabilidad y garantías

Garantía sistema de aislamiento exterior [counters_box] [counter_box value=”40″ unit=”” unit_pos=”prefix”]años[/counter_box] [/counters_box]

Los sistemas de aislamiento por el exterior de con EPS o, lanas de roca y/o fachadas ventiladas son impermeables al agua exterior (lluvia) y permeables al vapor de agua para evitar condensaciones.

La durabilidad del sistema y sus acabados acrílicos están calculados para una duración mínima de 40 años con un reducido mantenimiento. La composición de los revocos o acabados decorativos suelen ser acrílicos por lo que a diferencia de los morteros monocapa son mucho más resistentes a los rayos U.V evitando la decoloración de la fachada por acción del sol. Respecto a la humedad, los materiales acrílicos repelen el agua y la lluvia provoca en ellos un efecto “lavado”. En obra nueva, donde se pueden producir asentamientos o pequeños movimientos estructurales, el aislamiento por el exterior con EPS o Lana de roca puede absorber estas deformaciones con plenas garantías, eliminando definitivamente la aparición de grietas o fisuras.

Garantía sistema de aislamiento interior + monocapa exterior [counters_box] [counter_box value=”10″ unit=”” unit_pos=”prefix”]años[/counter_box] [/counters_box]

Los sistemas de aislamiento térmico interior no aportan ningún posible beneficio a la durabilidad de las fachadas de los edificios donde se aplican. Al ser colocados por la cara interior del cerramiento no protegen los muros de hormigón dejándolos expuestos a los perjudiciales ciclos frío/calor que les someten las estaciones y el ciclo día/noche. Este sistema tampoco protege de las perjudiciales radiaciones solares y su efecto degradante de la estructura de hormigón.

Respecto a la impermeabilidad de los posibles acabados aplicables a esta solución como podrían ser los acabados monocapa, cabe decir que son sistemas cementosos que absorben gran parte del agua de lluvia tardando un largo tiempo en secarse y provocando manchas y “churretones” además del consiguiente deterioro de los materiales debido a esa absorción de agua favoreciendo la posible aparición de grietas y fisuras de difícil reparación y que con el transcurso del tiempo pueden afectar a la seguridad estructural del inmueble.

 

 Tabla resumen de características

Aislamiento exterior Aislamiento interior
Eficiencia aislamiento térmico star5 star2
Eficiencia aislamiento acústico / ruido aéreo exterior star5 star3
Elimina puentes térmicos star5
Elimina de puentes acústicos /  ruido aéreo star5
Eficiencia frente a la condensación star5
Aprovechamiento masa / inercia térmica star5
Protege paramentos de hormigón star5
Mejora la percepción estética exterior star5
Posibilidad de accesorios decorativos star5
Permite entregar edificio en obra gris star5
Facilidad de homologación de sistema star5
Garantía formal de acabado de fachadas star5
Emisión de humos al interior de las viviendas en caso de incendio. star5

 

Conclusiones

El sistema de aislamiento exterior es más eficiente que el aislamiento por la cara interior del cerramiento, ya que, además de eliminar los puentes térmicos lineales (frentes de forjados, pilares, vigas, formación de huecos de ventanas), aprovecha toda la inercia térmica del muro existente, evita el efecto pared fría con la incomodidad y malestar asociados a la misma, protege al muro de los cambios climáticos, optimiza la protección contra la humedad envolvente, controla la permeabilidad al aire al eliminar posibles fisuras en el cerramiento y por tanto infiltraciones exteriores, evita el riesgo de condensaciones superficiales y las consecuentes patologías por humedades, alargando la vida del edificio.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies